Noticias

¿Qué está pasando?

Uruguay emitió un bono indexado a indicadores de cambio climático

La emisión al mercado global de un nuevo bono indexado a indicadores de cambio climático (BIICC) fue realizada con vencimiento final en 2034.

Es un bono pionero porque es innovador, único en el país y en el mundo, destacó la ministra Azucena Arbeleche. Añadió que es la primera vez que las finanzas y el ambiente se entrelazan, y la primera vez que en Uruguay se define un costo de financiamiento ligado al comportamiento ambiental. Para ello, hubo un largo trabajo de interacción con los inversores, indicó.

La ministra explicó que el bono lanzado al mercado implica dos objetivos ambientales asociados. El primero de ellos es la reducción de gases de efecto invernadero y el segundo la conservación de bosques nativos. “El costo de la deuda tomada por Uruguay ayer estará ligado al cumplimiento de esos objetivos”, apuntó.

A su vez, esas dos metas adoptan los indicadores de los compromisos alcanzados en el Acuerdo de París y se medirán en 2025. “Lo que está mostrando Uruguay con este producto innovador es que el ambiente importa y que tienen una consecuencia concreta si se cumplen o no“, indicó.

Además, el instrumento permitirá al país disponer de una mayor información climática, con medición en una base anual, en el caso de los gases de efecto invernadero, y cada 4 años en lo que refiere a la forestación.

Diario Comunicarse Uruguay

Para la ONU los planes climáticos siguen siendo insuficientes y se necesitan medidas más ambiciosas

Un nuevo informe de “ONU Cambio Climático” muestra que los países están cambiando el sentido de la curva de las emisiones mundiales de gases de efecto invernadero hacia abajo, pero subraya que estos esfuerzos siguen siendo insuficientes para limitar el aumento de la temperatura mundial a 1,5 grados centígrados para finales de siglo.

Según el informe, las promesas climáticas combinadas de 193 Partes en el marco del Acuerdo de París podrían situar al mundo en la senda de unos 2,5 grados centígrados de calentamiento para finales de siglo.

Además, también muestra que los compromisos actuales aumentarán las emisiones en un 10,6 % para 2030, en comparación con los niveles de 2010. Se trata de una mejora con respecto a la evaluación del año pasado, según la cual los países iban a aumentar las emisiones en un 13,7 % para 2030, en comparación con los niveles de 2010.

La tendencia a la baja de las emisiones prevista para 2030 muestra que los países han hecho algunos progresos este año“, dijo Simon Stiell, Secretario Ejecutivo de ONU Cambio Climático. “Pero la ciencia es clara y también lo son nuestros objetivos climáticos en el marco del Acuerdo de París. Todavía no estamos ni cerca de la escala y el ritmo de las reducciones de emisiones necesarias para ponernos en camino hacia un mundo de 1,5 grados centígrados. Para mantener vivo este objetivo, los gobiernos nacionales deben reforzar sus planes de acción climática ahora y aplicarlos en los próximos ocho años”.

Un segundo informe de ONU Cambio Climático acerca de desarrollo a largo plazo con bajas emisiones examinó los planes de los países para la transición hacia las emisiones netas cero a mediados de siglo o alrededor de esa fecha. El informe indica que las emisiones de gases de efecto invernadero de estos países podrían ser aproximadamente un 68 % más bajas en 2050 que en 2019, si todas las estrategias a largo plazo se aplican plenamente a tiempo.

Las estrategias a largo plazo actuales (que representan a 62 Partes del Acuerdo de París) representan el 83 % del PIB mundial, el 47 % de la población mundial en 2019 y alrededor del 69 % del consumo total de energía en 2019. Se trata de una fuerte señal de que el mundo está empezando a aspirar a las emisiones netas cero.

United Nations Climate Change

La Unión Europea penaliza a partir del 1° de Enero la entrada de productos con huella ambiental

La medida, que entrará en vigor de manera paulatina, afectará en principio a la importación de hierro, acero, cemento y fertilizantes, para luego extenderse a maderas, papel y alimentos, entre otros.

En junio de este año el Parlamento Europeo aprobó el Mecanismo de Ajuste de Carbono en Frontera (CBAM por sus siglas en inglés), que gravará los bienes importados con alta huella ambiental. La medida, que entrará en vigencia en forma paulatina desde el 1 de enero de 2023, afectará en principio las exportaciones de un grupo de productos intensivos en carbono como hierro, acero, cemento y fertilizantes, y se extenderá a otros como maderas, papel y alimentos.

Si bien está sujeto a revisión por parte de la Organización Mundial del Comercio (OMC), el CBAM se enmarca en los compromisos asumidos por los países de la Unión Europea de reducir sus emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) en un 55% al 2030 tomando como base el año 1990 y llegar a la carbono neutralidad para 2050.

Su implementación busca evitar un fenómeno conocido como “fuga de carbono”, que ocurre cuando las empresas tercerizan o trasladan su producción a países con normativas ambientales y controles menos exigentes, y terminan importando esos bienes producidos a menor costo pero con una elevada huella ambiental. Esto genera que “hoy los países desarrollados consumen más emisiones de gases de invernadero de las que producen”, destaca Mariana Conte Grand, economista senior del Banco Mundial.

Actualmente, “los impuestos de frontera al carbono no implican una amenaza significativa para las exportaciones argentinas ya que afectan a bienes industriales que no son tan relevantes en nuestro comercio exterior. Sin embargo, el impacto será mayor en un futuro cuando se incorporen bienes agrícolas, y más aún si en vez de las emisiones directas se consideran las de toda la cadena del producto”, evalúa la economista.

Poniéndolo en números, “las exportaciones de la Argentina a la Unión Europea representan cerca del 15% del total. Y aunque este porcentaje no parezca significativo, el 50% de lo que se exporta a Europa son productos alimenticios, en su mayoría catalogados como “sensibles” por su alta huella de carbono; principalmente carnes, cueros y vinos”, apunta por su parte Vanesa D’Elia, profesora de Economía en la Ucema y coautora de un trabajo sobre “el impacto de la fuga de carbono en las exportaciones argentinas”.

Diario La Nación

Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS)